lunes, noviembre 05, 2007

Siempre hay una esperanza de que aquello no sea fatal...

Esta mañana, en practicas, en la sala, hemos dado de alta Reyes, Rosa , Eli y yo a nuestro paciente, el señor Joaquin. Un entrañable anciano que tiene una avanzada edad /86 años) y un pronostico de presunción muy malo (desde el punto de vista endoscópico) : cancer de esófago. Al final los hechos son lo que son, el diagnostico como exponen nuestras compañeras es de Acalasia y el tratamiento , con dilataciones neumáticas endoscópicas , ha sido plenamente satisfactorio. Nos ha dado una gran alegria poder dar de alta a un paciente tan mayor con una enfermedad que no es, ni mucho menos, necesariamente fatal. Sus días son sus días, no nuestros. Y eso debemos cuidarlo.Quizás siempre, a la cabecera del paciente debemos plantearnos si existe alguna alternativa no maligna ni irreversible, al proceso que padece.

0 comentarios:

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal