jueves, abril 12, 2007

Galeria de famosos ( Nueva sección)


En mi Hospital, el Universitario Virgen Macaena, como en casi todos hay cosas y personas que funcionan bien,mal o regular. Y hay personas que su rendimiento está muy por encima de lo normal. Hoy traemos a esta nueva sección ( que la inaugura), Manoli.
Manoli es Profesor de EGB y circunstancialmente es Celadora de nuestro Hospital. Tenemos además la fortuna que es nuestra celadora. Entonces , encontrarse a una persona así no es normal. Hoy dia, en que las relacciones humanas están distantes. frias, desconfiadas...encontrar a una persona que llena de contenido su trabajo, que hace que su trabajo sea el más importante del Hospital ...o de la persona a la que cuida, que siempre tiene una palabra amable para el que se ahoga, para el que tiene dolor, para el que está solo, para el que no quiere nadie, para el desabrido, para el impertinente, ....siempre nos queda Manoli. Manoli es una persona culta y a la vez sencilla y humilde.Pero los que estamos cerca de ella, los que tenemos la fortuna de tranajar con ella sabemos que cuando falta: ... el dia no es igual,las horas se hacen más largas, los enfermos van a las pruebas con más susto,los analisis no llegan, la patologivca se retarda y las historias del archivo no se encuentran. Cuando falta el dia se hace gris , lento y perezoso. Manoli es capaz de bajar tres enfermos a la vez situados en lugares muy distantes, es capaz de traer un analisis que se nos olvidó pedir y es capaz ( y esto es lo más importante) de acompañar siempre con proximidad, cariño, y respeto a todas las personas que tiene a su alrrededor. Sus intimidades, no siempre afortunadas, quedan para ella. Nunca se le nota. Es un ejemplo. El prsidente Señor Chaves debería saber que nuestro Hospital, nuestra tierra, nuestros Servicios serían mucho más entrañables, productivos y de color... si fuesemos capaz de clonar a muchas Manoli. Manoli es un ejemplo, es una buena compañera y una persona que los que la vemos todos los días tenemos la fortuna de plantearnos si tenemos que tratar a todos los pacientes como lo hace ella. Yo estoy convencido que sí. Te queremos un montón, Manoli. No te vayas todavia.. no te vayas por favor...

5 comentarios:

Anonymous Plácido Álvarez ha dicho...

Suscribo todo lo que ha escrito D. Alfonso. Tengo la suerte de trabajar a diario con Manoli y tiemblo cuando algún día ella no viene. Todo se pone cuesta arriba: los pacientes que no bajan a la hora prevista, las citas que no llegan, las ambulancias se marchan desesperadas, los pasillos rebosan de familiares, el teléfono no para de sonar y sonar y me encuentro indefenso. Por ello, que alegría siento cuando, a primera hora, escucho a lo lejos un "buenos días, buenos días, buenos días" que se acerca por el pasillo y se detiene junto al mostrador. Ya puedo estar tranquilo. Manoli ha llegado y la jornada se hará más llevadera.
También desearía agradecer a esta bellísima persona los miles, millones de detalles que continuamente tiene con todos los que trabajamos con ella. Agradecerle también cómo se preocupa de nuestros seres queridos, ayudándonos en todo lo que puede, que es mucho.
En fin, igual que D. Alfonso te pido que no te marches nunca.

9:34 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

hola soy una persona que estoy cerca de ella todo los dias es la mejor persona que he conocido y que siga siendo asi mi manoli que yo encuantro tu estes en un apuro te ayudare (doctor que te quiere)

10:35 p. m.  
Anonymous Anónimo ha dicho...

Realmente es una persona excepcional muy eficiente y querida por todos sus compañeros.

1:10 a. m.  
Anonymous plácido ha dicho...

Os transcribo un trozo de una carta de Manoli: "Hay una tentación diaria de sucumbir al desánimo, de buscar sitios más livianos para trabajar. Y esto, que es natural, se ve truncado cada día por la atadura del afecto humano, de los compañeros fieles, de los amigos del lugar donde trabajas...." ¿No os pasa también a vosotros algo parecido? A mí, sí.

2:35 p. m.  
Anonymous MANOLI ha dicho...

Querido Dr. Cruz:
Me produjo una inmensa ilusión el afecto de sus palabras porque en ellas se ve el cariño que durante estos años nos hemos procesado.
Me llena de emoción porque además de hacerlo un gran profesional, lo hace un hombre bueno, un ser humano muy especial con el que me enorgullece trabajar todos los días.
Aún recuerdo las primeras mañanas en la planta, hace ya,... (no diré cuánto porque estamos en nuestros mejores años) cuando aún era una extraña para todos y no tenía conocidos, ni compañeros, ni amigos. El trabajo era duro, como ahora, pero a eso se unía el natural desconcierto, mi poca experiencia, mi timidez genuina mal disimulada,...
De las primeras personas que se mostrataron cercanas, amables, que hacía que me encontrase integrada en mi nuevo destino, era ese doctor tan entrañable y educado que hacía que mi tarea fuera menos ingrata, más llevadera y soportable. Hizo que transcurridos unos pocos días me encontrase dispuesta a formar parte de este equipo humano.
Me cautivó de este profesional SU HUMANIDAD, su encanto, su cercanía, su visión clara de que un euipo no funciona si no funcionan todos y esto sólo se consigue valorando el trabajo de cada uno, pero no todo el mundo estaba dispuesto a reconocerlo.
ESTE SEÑOR, me demostró como trabaja con ánimo e ilusión un profesional de su categoría, y siguiendo su ejemplo me propuse ser un poco como él.
Los afectos son siempre recíprocos, yo también le quiero mucho,
besos
Manoli.



PLÁCIDO, COMPAÑERO, AMIGO, "MI NIÑO":
¿Qué quieres que te diga que no sepas ya? Que no te chille por los pasillos o te vocee en el control, diciéndote que si tú estás ya no hay problemas, que están solucionados y que somos resolviendo cada día los problemas el "equipo A".
Contigo compañero, todo es fácil, porque eres el alma de la planta. En tí es natural el orden, la medida, la pulcritud, la profesionalidad, la prudencia.
Eres un SER HUMANO ENTRAÑABLE, amable, generoso, una persona que te acompaña. Es una suerte conocerte y tratarte.
Tú eres para mí "MI PLÁCIDO", y así te nombro a todos para mostrar la cercanía que me ofreces.
Eres por demás el enfermero de mi familia, te conocen mis padres, hermanos y sobrinos,... y lo haces con tanta maestría y amabilidad que cuando no te ven, cuando van a la planta preguntan por su enfermero.
El trabajo es duro, los día largos, las semans y los meses eternos...
Hay una tentación diaria de sucumbir al desánimo, de buscar sitios más livianos para trabajar, y esto que es natural se ve truncado cada día por la atadura del afecto humano, de los compañeros fieles, de los amigos/as del lugar donde trabajas.
Valoro tu trabajo en la escala que se merece, LA MÁXIMA, y sobre todo tu complicidad cariñosa.
Te quiero, compañero, amigo. Yo sé que tú también.
Besos, muchos besos,
Manoli.



AL USUARIO ANÓNIMO:
Yo seguiré siendo como soy, no sé si mejor o peor, pero de la hechura de carácter que tiene mi biología y mi vida,...
Y usted, persona cercana, desconocido amable, siga queriéndome como lo hace, porque el cariño no sobra nunca, y es bueno siempre tener alguien dispuesto a echarte una mano y sacarte de un apuro.
Besos,
Manoli.

7:05 p. m.  

Publicar un comentario en la entrada

Suscribirse a Enviar comentarios [Atom]

Enlaces a esta entrada:

Crear un enlace

<< Página principal